3.7.12

¡Que nota es mi escuela!

Huascar Barradas
Disfrutando del concierto de Huascar  Barradas ofrecido hoy a los niños de la Ciudad de Rubio, no pude evitar el ponerme a pensar sobre la razón por la que tenemos una producción musical tan deficiente en nuestro país.

Los que tuvimos la oportunidad de vivirnos los 80's en la plenitud de los veinte y tantos años, nos gozamos un boom en la producción musical Venezolana bastante difícil de creer en la actualidad en un país inundado por la foraneidad del vallenato, las rancheras y el reggaetón.

Idolos de los 80,s
Decenas de artistas resultaron beneficiados del famoso decreto 589, mejor conocido como el "uno por uno", (que obligaba a las emisoras de radio a transmitir un 50% de producción nacional) y una verdadera galaxia de estrellas acompañó nuestros 20's de la mano de Artistas Pop como Kiara, Yordano y Frank Quintero, etc. Todavía recuerdo las parrandas en una desaparecida Tasca en Rubio con música de Los Profesionales, "Los Ideales", Roberto Antonio o Miguel Molly. Todos ellos solo unos poquitos de los muchos que copaban el espectro radioélectrico de esa época.

Ahora, sumados 5-6 años (mas o menos los últimos) de la "cuarta" más 14 de la "quinta", son contados los artistas venezolanos que logran algún lugar importante en la radio-difusion nacional. El Rey, en el gusto del Venezolano, es el Vallenato Colombiano que ejerce su hegemonía en Triunvirato con el Reggaetón (ni se supo de donde ya que todos lo reclaman) y la ranchera (a veces Colombiana, a veces Mexicana) con alguna que otra senescalía por parte de nuestra música llanera (muchas veces con acento Casanareño).

No puedo dejar de pensar que los únicos culpables de esa orfandad en la producción musical Venezolana es nuestra única y real culpa. Desde aquellas experiencias con el "uno por uno", hemos abandonado espacios que otros géneros se han apresurado a ocupar (repatriando cualquier beneficio) y que van a costar Dios y su Santa ayuda para poder Recuperar.

Es por eso que mi encuentro de hoy con una experiencia como la que promueven Huascar y la Gobernación del estado Tachira a través de la Fundación de la familia Tachirense y su programa "Que nota es mi escuela", me llena de alegría y esperanza convenciéndome cada vez mas de que en verdad existe un camino para salir del atolladero.

Lo único que tenemos que hacer es ponernos de acuerdo, hacer de nuestras diferencias una fortaleza y no una debilidad que pueda ser usada contra nosotros convirtiéndolas en Miedo. Ya no hay que temer, hay un camino y ese camino es para todos...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada